¡Guardemos los mandamientos de Jesucristo!

Viernes 15/03/2019

“Siento una alegría muy especial de poder estar con ustedes”. Así comenzaba el primer encuentro con el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider en Colonia, Uruguay, en un Servicio Divino para la juventud llevado a cabo en el predio “La Caballada”. Lo acompañaban los Apóstoles de Distrito Minio, Montes de Oca, Nadolny, junto a Apóstoles y Obispos de Argentina, Brasil y Uruguay.


Cientos de jóvenes de todo el país se congregaron después de prácticamente un año de preparativos. En sus primeras palabras el hizo referencia no solo a quienes colmaban el recinto sino también a todos los que recibían la transmisión en directo en comunidades de Argentina, Chile y Paraguay, completando así el área de atención del Apóstol de Distrito Minio. “¡Nos alegramos mucho de que tanta juventud se haya reunido!”, exclamó el Apóstol Mayor, para luego desarrollar la palabra del día.
El texto bíblico para su servir fue Juan 15:10: “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”.
Al comienzo expresaba que en la actualidad vivimos en una sociedad en la que todos quieren decir lo que opinan, lo que les gusta o no les gusta. Manifestaba entonces a los jóvenes el motivo por el que se hallaban reunidos: queremos mostrar que somos cristianos, que tenemos una meta; queremos orar juntos. Sobre este punto una exhortación especial: “Querido hermano, querida hermana: ¡tienes que saber que muchos jóvenes en esta noche están orando por ti!”.
Luego se refirió al encargo de los Apóstoles, llegando al mensaje del día: fortalecer la fe, para poder guardar lo que Jesucristo nos ha enseñado.
Cuando uno llega a la juventud, ya ha pasado la niñez y quiere decidir por uno mismo, ser libre. “Y ahora viene el Apóstol Mayor y dice: tienes que ser obediente. Esto no es tan popular…”, concedía, para luego explicar en profundidad el verdadero sentido de guardar los mandamientos de Jesucristo.
Primero, están los Diez Mandamientos, porque Jesucristo no vino a suprimirlos. Pero no son solo esos...

¿Cuáles son los mandamientos de Jesucristo?
-Creer: “Creed en Dios, creed también en mí”. Dios no nos quiere explicar y demostrar todo. ¡Nos gustaría tanto que lo hiciese! Pero tenemos que creer en Dios y Jesucristo, a veces sin ver y a veces sin entender.
-Oír su palabra, recibir los Sacramentos y celebrar la Santa Cena, una y otra vez. También asistir al Servicio Divino.
-Quedar en el seguimiento: tomar nuestra cruz y seguirlo. Seguir su ejemplo. Obrar, hablar y pensar como Él lo hacía.
-¡Amar! El mandamiento del amor se refiere primero a la comunión de los fieles, dentro de la comunidad. Luego, hacia todos los seres humanos. Este se expresa al confesar y transmitir el Evangelio y la salvación de Jesucristo. Porque es imposible amar a todas las personas y ser amigo de todos, “yo no puedo amar a todos del mismo modo que amo a mi esposa e hijos”, ejemplificaba el Apóstol Mayor para entonces explicar que Dios no nos pide eso: ¡El amor al prójimo es que le deseemos la salvación y compartamos nuestra riqueza!

Nuestra motivación para guardar los mandamientos
La motivación que tenemos para guardar estos mandamientos no es el miedo a un castigo. Es:
-el agradecimiento. El que cree en Jesucristo, en su sacrificio y en la salvación que nos regala, es agradecido.
-ser libres. Quien pone por obra los mandamientos de Jesucristo, demuestra que es libre. Que nadie le va a decir lo que tiene que hacer. Yo ejercí mi libertad: elegí a Jesucristo.
-Nuestro amor al Padre. Como lo amamos, nos preguntamos: ¿qué dice el Padre, qué dice Jesucristo? Examino qué me ayuda a quedarme con Jesucristo y qué me aleja de Él.
-cumplir nuestro encargo: Como Jesús, “también tú tienes un encargo”, enfatizaba el Apóstol Mayor Schneider: “Todos juntos y cada uno por separado, queremos luchar contra el mal. Tenemos una santa tarea: dejar en claro que hay otro camino distinto que el del egoísmo, que el del dinero y del materialismo, que el de la violencia y del poder, para que las personas no sufran. Es el camino de Jesucristo. Él luchó contra el mal. Cada uno de ustedes tiene que demostrar que este camino se puede transitar (…) Esto es una gran motivación para guardar los mandamientos de Dios”.
-Finalmente, la vinculación con Dios. Ser una sola cosa como lo era Jesucristo con el Padre. Cuanto más vinculados estamos con el Señor, más sus pensamientos van a ser los nuestros. “Yo quiero que la voluntad de Jesucristo se convierta completamente en mi voluntad. De ese modo, ya no será necesario ser obediente; puedo hacer lo que yo quiero, porque Jesucristo y yo somos una sola cosa”.
Así el Apóstol Mayor daba lugar al Apóstol de Distrito Nadolny, quien colocó hermosos ejemplos en consonancia con lo hasta allí expresado. “En el camino hacia Dios, que pasa por muchas dificultades, sobre terrenos apartados, vueltas del destino, los mandamientos de Cristo nos dan seguridad y sostén”, fueron algunas de sus palabras.
Antes de celebrar la Santa Cena, el Apóstol Mayor dedicó aún unos instantes a acentuar la importancia de la oración en conjunto, en este caso del Padre Nuestro. Por ejemplo, cuando oramos “sea hecha tu voluntad”, explicaba que la voluntad de Dios no son solo los mandamientos. “Es que tú puedas entrar en su reino. … Y que todavía muchas personas encuentren el camino de Jesucristo. ¡Eso es lo que oramos juntos!”.

Una sorpresa especial...
Iba llegando a su fin una hora inolvidable, pero restaba una sorpresa. Cuando el Apóstol Mayor se despedía con un “hasta mañana” (la Jornada prevista para el sábado 16 de marzo), el Apóstol de Distrito Minio anunció que los jóvenes tenían algo preparado. Fue así que, en silencio, se pusieron todos de pie y, dejando los nervios de lado, recitaron en francés (el idioma nativo del Apóstol Mayor), el voto de la Confirmación. Un momento muy conmovedor, que despertó en el siervo un sentido “Merci beaucoup!” y palabras de agradecimiento por el inesperado regalo.

GALERÍA
MÁS NOTICIAS

Pedir a Dios sabiduría

Sábado 10/08/2019

En Córdoba: “Maravillosas son tus obras”

Sábado 03/08/2019

Hoy y mañana: Dios nunca cambia

Sábado 08/06/2019

Nuestro futuro

Sábado 01/06/2019

Camino a la ciudad por venir

Sábado 01/06/2019

Otra jornada, todos juntos

Sábado 16/03/2019
VER TODAS