Llevar a Dios al prójimo

Sábado 27/10/2018

El Apóstol Gerardo Zanotti, junto al Obispo Fernando Altare y dirigentes de distrito, realizó un Servicio Divino de juventud el sábado 27 de octubre. ¿Junto a quiénes? A los jóvenes del Obispado Nº 2. ¿Cuántos? 403 participantes. ¿Dónde? En la iglesia Villa Ballester (noroeste Provincia de Buenos Aires, Argentina). Y ahora, un resumen de lo vivido…


En total fueron seis los distritos invitados a este Servicio Divino en conjunto llevado adelante por el Apóstol Zanotti. El texto bíblico para el servir fue Mateo 25: 45: “Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis”.
Profundizando esta palabra, el Apóstol explicaba a quiénes se refiere el Señor con “los más pequeños”: se trata de los que están al margen, los que pasan desapercibidos, los que no atraen, aclarando que no se trata sólo de los aspectos visibles sino también de lo que a cada uno le pasa en el corazón. “No es lindo quedar afuera”, dijo. Entonces invitaba a que no hagamos un culto de la diferencia.
Vivimos en el corazón el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, esperamos una eternidad en gloria junto a Dios. Estas cosas que forman parte de nuestra creencia, de nuestras convicciones de fe, son las que también tenemos que llevar al prójimo, aparte de la ropa, de la comida o de sentarnos de tanto en tanto con alguien para ayudarlo.
El Señor también hizo referencia a los forasteros. No necesariamente son los que vienen de otro país, muchas veces son los que se sienten incomprendidos, los que están aislados, los que son discriminados. A veces discriminamos por pequeñas cosas: porque el otro no baila, porque le cuesta reírse, porque le interesan cosas que al resto de las personas no. “No es que debamos convertir a la comprensión en una obligación, sino en una oportunidad para darle lugar en nuestro corazón”.
También nuestro Señor hizo mención a los que estaban desnudos, avergonzados, humillados. Uno está "desnudo" cuando uno obra bajo una apariencia. Nadie se da cuenta de lo que está sintiendo y alguien corre esa cortina... A veces hay situaciones que se viven en el alma que quedan al desnudo. A quien vive esa situación, hay que vestirlo.
Existen también los enfermos: aquejados por dolores o por indiferencia; los presos, los que están condenados, no sólo los que están en la cárcel, sino los condenados por la sociedad…
Queremos dejar una puerta abierta para el otro, porque Jesús lo enseñó así: todos somos criaturas de Dios. Se trata de darle una oportunidad. El otro, en el ejercicio de su voluntad, hará lo que quiera. Lo que uno no debe hacer es dejarlo afuera antes de darle la oportunidad de que conozca a Dios.
Luego del activar del Apóstol ocuparon un momento el altar el Obispo Fernando Altare, el Anciano de Distrito Jorge Segarra y el Evangelista de Distrito Enrique Riveira.
Previo a la celebración de la Santa Cena, el Apóstol aún expresó: “Llevemos al prójimo al Dios que no conoce”.

GALERÍA
MÁS NOTICIAS

Pedir a Dios sabiduría

Sábado 10/08/2019

En Córdoba: “Maravillosas son tus obras”

Sábado 03/08/2019

Hoy y mañana: Dios nunca cambia

Sábado 08/06/2019

Nuestro futuro

Sábado 01/06/2019

Camino a la ciudad por venir

Sábado 01/06/2019

Otra jornada, todos juntos

Sábado 16/03/2019
VER TODAS