¿Qué sirve para nuestra salvación?

Lunes 02/08/2021

Este domingo, el Servicio Divino por transmisión fue presidido por el Apóstol Jorge Franco. Lo acompañó en el servir el Obispo Fernando Altare.


Para descargar el resumen en formato PDF, hacer clic en: Resumen

Aquí podrán acceder a los extractos en Audio y Video

Servicio Divino de palabra – 1 de agosto de 2021

¿Qué sirve para nuestra salvación?

Texto bíblico: Lucas 7: 33-35:
“Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene. Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Mas la sabiduría es justificada por todos sus hijos.”

Mensaje: Concentrémonos en aquello que sirve para nuestra salvación.

“Tengan todos una muy cordial bienvenida. Tenemos, ni más ni menos, un encuentro con Dios. Esto es por su gracia, por su amor. Y lo queremos aprovechar. Cada Servicio Divino es como una antesala de lo que viviremos junto a Dios eternamente”, expresaba el Apóstol Franco al comienzo de la hora. “Que el amado Dios nos dé la confianza y renueve nuestra seguridad en lo que creemos, aceptamos y vivimos”, fue su deseo y luego también agregó: “Y aquellos que sufren, que claman, que pasan circunstancias complejas, también pueden recibir en la palabra mucha fuerza para seguir adelante”.

Yendo a la palabra del día, en la prédica era recordada una palabra del Apóstol Pablo. Él expresó que no se avergonzaba del Evangelio, porque es poder de Dios para salvación.
El Evangelio es lo que trajo Jesús. Su vida, sus palabras, sus enseñanzas. Y es poder de Dios para salvación. Porque quien recibe el Evangelio, quien lo acepta, lo lleva al corazón y lo practica, es decir, quien lo vive, entonces recibe ese poder de Dios para la salvación de su alma.

El mensaje para este Servicio Divino es que nos concentremos en aquello que sirve para nuestra salvación. Concentrarnos significa prestar atención. Que no nos distraigamos. Que no lo mezclemos con lo cotidiano, lo cual puede tener importancia porque nuestra propia vida. Pero lo mayor que nos puede haber pasado en nuestra vida es conocer a Dios, en su gracia ser sus hijos y que Él nos extienda un camino que lleva a la patria celestial.

Para concentrarnos en aquello que sirve para nuestra salvación, lo primero es aceptar el Evangelio. Lo que Jesús reprochaba a los fariseos y a los escribas era que no aceptaran su mensaje, el Evangelio. Algo similar había pasado con Juan el Bautista, que tenía una tarea muy especial: preparar el camino para el Señor. Tampoco lo reconocían.
Lo que el amado Dios les estaba mostrando en ese momento era lo más grande. Dios había nacido entre ellos, con Jesús, pero no lo podían reconocer, a pesar de incluso haber vivido sus milagros y manifestaciones en la tierra.

Esto también nos puede pasar a nosotros, pues hoy nuestro Padre del cielo en su amor trae este mensaje, que nos concentremos en lo que sirve realmente para nuestra salvación.
Todos tenemos errores, nadie es perfecto. Y esto se traslada incluso a la comunidad. Pero tenemos que ver lo que es importante para nuestra salvación. Lo importante es poder tener la comunidad, la iglesia y la palabra de Dios.
Puede haber situaciones y hasta podemos tener razón humanamente, pero tenemos que defender nuestra fe, nuestro reconocimiento. Más allá de lo que suceda, tenemos que vivir la comunión con Dios, sin distraernos por lo que pueda suceder. Tenemos que hablar, ser sinceros y abiertos. Porque hay algo que tiene que sobrepasar todo y es el mensaje de la salvación, que nada nos detenga en el camino hacia el retorno de Cristo.
A veces el mensaje del Evangelio puede ser más sencillo, más cómodo cuando nos habla del amor de Dios, de su gracia, de su ayuda, de que Dios escucha nuestros ruegos, de que nos acompaña. Pero hemos aprendido que la palabra es verdad, es un espejo y entonces nos dice: “este es el camino”. Y podría no coincidir con nuestros pensamientos, con nuestras historias o tradiciones. Allí tenemos que negarnos a nosotros mismos. Tal vez no sea tan sencillo, pero si estamos concentrados en lo que verdaderamente es para nuestra salvación, entonces vamos a hacer el esfuerzo.

Jesús nos enseñó a buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, que lo demás será dado por añadidura. Dios no nos está diciendo que no nos interese lo material o lo afectivo, sino que nos propongamos buscar su reino como prioridad.
También hemos aprendido que todo lo que le hacemos al otro se lo hacemos a Cristo. Eso también es parte del mensaje del Evangelio, es parte del alimento que Dios nos da para que podamos crecer en la nueva criatura.

Entonces, es importante que podamos verdaderamente permanecer y aceptar el mensaje del Evangelio en su totalidad.
Cuando uno transita un camino, puede haber distintos paisajes, distintos momentos del clima, pero sigue adelante porque sabe adónde va a llegar.

Cada Servicio Divino es un encuentro con Dios donde nos enseña, nos muestra su reino y, simultáneamente, nos conforta, nos da una palabra de aliento, de consuelo, porque conoce nuestra situación real. Es cuestión de dejarnos guiar.
Queremos avanzar, sin distraernos. Elevarnos por sobre todo lo humano y teniendo siempre presente lo que Dios nos quiere regalar: una vida eterna.

Para eso tenemos que creer en Jesucristo, con todo lo elevado y profundo que esto
Significa. Que sea nuestro modelo. Amar a Dios de todo nuestro corazón, de toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas. Y amar al prójimo como a nosotros mismos. Esos son los puntos por lograr. Llevemos en el corazón lo importante para alcanzar el día del Señor.

GALERÍA
MÁS NOTICIAS

“¡Siempre estar!”: Nuestras comunidades

Miércoles 22/09/2021

Oración por la Paz

Martes 21/09/2021

Conectados 2021 – Tercera edición

Martes 21/09/2021

Confesar a Jesucristo

Lunes 20/09/2021

Día de agradecimiento 2021

Jueves 16/09/2021

“¡Ahora es un hecho!”

Jueves 16/09/2021
VER TODAS