Entre sierras nevadas, se reúne la juventud en Córdoba

Sábado 02/06/2018

El sábado 2 de junio de 2018 amaneció muy frío en la provincia de Córdoba (Argentina). La temperatura rondaba los 0 grados centígrados; había caído la primera nevada en las sierras. Esa mañana llegó al Aeropuerto de Córdoba Capital el Obispo Mario Morales; lo esperaba el Evangelista de Distrito Juan Heidemann, para llevarlo a la ciudad de Río Cuarto, ubicada a 230 km.


Ese sábado, por un lado, comenzaba la Escuela de Música en la iglesia Alto Alberdi (Córdoba Capital). El Obispo pasó por la comunidad, dando una hermosa sorpresa a todos los que allí desarrollaban el primer encuentro. Entre ellos, el Evangelista de Distrito Romero, el Pastor R. Llanos (dirigente de Alto Alberdi) y por supuesto las hermanas que daban la clase, junto a los niños. Todos se sorprendieron y se alegraron por esa visita inesperada. El Obispo a su vez les agradeció por esa hermosa colaboración y tarea realizada, destacando que la música era muy importante en nuestra Iglesia. Luego de despedirse de cada uno, siguió su viaje hasta Río Cuarto.

Río Cuarto es la segunda ciudad en importancia en la provincia de Córdoba. Es cabecera del Departamento homónimo y se encuentra en una penillanura, al este de la Sierra de Comechingones y a orillas del río del cual tomó el nombre, el Río Cuarto. Posee un amplio desarrollo comercial y es uno de los principales centros de actividad cultural e intelectual, en especial por su Universidad Nacional, la segunda creada en la Provincia de Córdoba.
Esa tarde se realizaría allí el Servicio Divino de juventud del mes, congregándose los jóvenes del distrito 08/C. Llegaron desde Río Cuarto, Villa General Belgrano y Alta Gracia. Algunos tuvieron que recorrer 200 km para estar presentes.
El Obispo basó su servir en el texto de 1 Pedro 5:6: “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo”.
En su servir, recalcó la importancia de la oración y de la ofrenda. Dijo a los jóvenes que siempre tuvieran presente que la mano de Dios está sobre cada uno de ellos y los protege.
Colaboraron en la prédica el Evangelista de Distrito Heidemann y los Primeros Pastores Stabile, Vellón y Martínez, participando un total de 10 jóvenes. Luego del Servicio Divino, se sacaron una foto grupal y compartieron un refrigerio, para emprender nuevamente el regreso a sus hogares con el corazón lleno de alegría y agradecimiento.

Al día siguiente, el Obispo culminaría su actividad oficiando en la iglesia Río Cuarto el Servicio Divino dominical, en este caso bajo el texto de Lucas 10:20. Pudieron acompañarlo en el servir los Evangelistas de Distrito Romero (08/A) y Heidemann (08/C) y el Primer Pastor Martínez (08/C). Participaron un total de 25 almas.

GALERÍA