Aceptar el llamado, seguir su ejemplo

Sábado 12/05/2018

¿Aceptamos el llamado que Dios nos hace? Sobre esta importante decisión se basó el Servicio Divino de juventud del sábado 12 de mayo de 2018. En el marco del 50° aniversario de la iglesia central Buenos Aires, la hora fue presidida por el Apóstol de Distrito Enrique Minio, acompañado por Apóstoles y Obispos de Argentina y Uruguay, con transmisión a toda el área de actividad.


1.642 jóvenes se congregaron en el lugar y muchos más participaron por conexión satelital de este Servicio Divino que tuvo como palabra central el texto de Mateo 14:29: “Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús”.
El Apóstol de Distrito, luego de dar una cordial bienvenida a todos, comenzó explicando el contexto de este pasaje bíblico. Los discípulos de Jesús se encontraban en una barca, navegando de madrugada por el Mar de Galilea, cuando sobrevino una gran tormenta. Entonces tuvieron temor. Luego divisaron una figura que les pareció un fantasma, entonces el miedo fue aún mayor. Pero era Jesús mismo, quien para tranquilizarlos les dijo: “Yo soy, no temáis”. Pedro reconoció su voz; le dijo que si era el Señor, lo llamara. Jesús le dijo: “Ven”.
Este relato puede trasponerse a nuestra propia vida, donde también hoy Dios nos llama, nos dice: “Ven, no temas, ¡quiero que estés conmigo! Que me comprendas y puedas estar en mi reino”.
Entonces, así como lo tuvo que hacer Pedro, quisiéramos cada uno preguntarnos si queremos ir con Él. Aceptar su llamado, implica:
- Una decisión de nuestra parte.
- Cristo es el único camino que nos lleva a Dios. Por eso queremos seguir su ejemplo, obrar y amar como Él lo hizo.
- Tener coraje, como Pedro, y asumir algunos riesgos: el de renunciar a ciertas cosas, de animarnos a perdonar y a amar como Jesús.

No es fácil. Pero si acepto el riesgo, en ese camino contaremos siempre con la bendición de Dios, que significa: su ayuda y compañía en todo momento.
Por eso confiamos, nos tomamos de su mano para andar seguros “sobre las aguas” de las situaciones que nos toca vivir. "Dios puede hacer posible lo imposible", expresaba el Apóstol de Distrito. Entonces nada me va a detener y podremos vivir hermosas experiencias de fe. Y es el camino que nos conduce a una eternidad junto a Dios, en comunión.

Colaboraron en el servir también los Apóstoles Herman Ernst, Gerardo Zanotti y Jorge Franco. Luego el Apóstol de Distrito preparó el camino para el festejo de la Santa Cena y previo a orar el Padre Nuestro compartió un último consejo: “Dios nos enseña: si tenés que dudar, dudá de tu duda. No dudes de Cristo”.

Antes de despedirse, los jóvenes aún pudieron recibir, a través de un breve video, la invitación a participar del Día de la Juventud Internacional, que se llevará a cabo en Düsseldorf, Alemania, en 2019. El lema para este importante encuentro será: “Heme aquí”. Oportunamente se ampliará la información para quien desee participar.

GALERÍA